La Feria

Dos carros se lucieron en el desfile

dos-carros-se-lucieron-en-el-desfile

Fueron 300 autos, cada uno más sorprendente que el anterior, los que conformaron el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos que ayer no defraudó a quienes salieron a las calles a verlos pasar.

Toda una fiesta se vivió de cuenta del desfile que desde hace 13 años, de los 22 que cumplió este año, adopta una temática especial.

En esta ocasión fue ‘Tras las huellas del De Dion-Bouton’, el primer auto que rodó en el país.

Después de varios años de buscarlo, la Fundación Museo del Transporte logró traer desde Alemania un auto idéntico al primero que vio esta ciudad en 1899.

El desfile fue encabezado por este carro que está en excelentes condiciones y, aunque todos los vehículos estuvieron de lujo, hubo también un auto de carreras de 1930 que se robó muchas miradas. Aquí le contamos quienes estuvieron detrás del volante de estas bellezas.

“Qué honor manejar el De Dion-Bouton”

Imagínese la aventura que sería conducir un carro idéntico al que llegó por primera vez a Medellín y a Colombia.

En octubre de 1899 don Carlos Coriolano Amador, quien trajo el primer auto al país, vivió esa experiencia.

Ayer, 118 años después, la oportunidad fue para don Arturo Aida, miembro de la Fundación Museo de Antioquia, y quien tuvo la tarea de conducir el auto más esperado en el recorrido, el De Dion-Bouton, y encabezar del Desfile de Autos Clásicos y Antiguos.

Junto a él estuvo Isabel García, hija de otro miembro de la fundación.

“Imagínese el honor de conducir un carro idéntico al primero que rodó por las calles de la ciudad”, expresó don Arturo.

Un carro de carreras de 1930

Otro de los carros que se llevó aplausos y fue bastante fotografiado fue el Marmon Special, de Jaime Felipe Silva, un coleccionista de carros de Bogotá que desde hace 10 años participa en el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos.

“Tenemos muchos amigos en Medellín, nos encanta la ciudad y el ambiente”, dijo.

Sobre el auto contó que es un carro de carreras de los años 30, con un motor de 8 cilindros, que consiguió hace 7 años en Argentina.

Aseguró que para mantenerlo en buen estado, además de los cuidados que necesita, solo lo saca cuando hay un desfile como el de ayer.

Lleva tantos años participando en el desfile porque “nos reúne la afición, este es un evento de trascendencia mundial, con fama internacional”, dijo.

Compartir